Nielsen comprometido con los principios de la Ciencia de los Datos, de cara al Censo 2020

David Kenny, CEO, Nielsen

Mañana la Suprema Corte de los Estados Unidos escuchará argumentos acerca de si el gobierno puede o no añadir una pregunta sobre nacionalidad en el censo de 2020. Al incluir esta nueva pregunta, los firmantes de la demanda aseguran que disminuirá la participación en el censo, ocasionando un efecto negativo.

En Nielsen, tenemos más de 100 años trabajando con información. Conocemos la ciencia de los datos y sabemos que incluir en el censo una nueva pregunta que no ha sido probada, carece de rigor científico; además de que tendrá un efecto negativo en la población participante. En particular, consideramos que la población multicultural joven, segmento de los consumidores que impulsará el crecimiento económico en los próximos diez años, es quién corre el mayor riesgo de no ser representada.

Por lo anterior, presentamos ante la Suprema Corte un documento bajo la figura “Amigo de la Corte”, donde apoyamos la exclusión de la pregunta sobre nacionalidad en el Censo de 2020. Hoy, en el New York Times publicamos una editorial donde reafirmamos nuestras preocupaciones sobre el impacto que dicha pregunta puede tener en el día a día de los negocios.

El propósito de un censo cada diez años es obtener el conteo más completo y preciso de nuestra población. Si el gobierno incluye la pregunta de nacionalidad en el censo de 2020, éste contendrá información imprecisa que tendrá enormes consecuencias negativas para el comercio, los medios, las operaciones detallistas y los fabricantes de productos de consumo. Miles de millones de dólares dependen de este conteo.

En Nielsen también utilizamos la información derivada del censo, particularmente a nivel de población y cuadra por cuadra, para determinar nuestros paneles de medición. Estos datos nos permiten brindar a nuestros clientes mejores servicios de medición y análisis. Son nuestros panelistas, representantes de sus geografías y características que incluyen entre otras raza, edad, género y clase socioeconómica, que junto con grandes conjuntos de datos nos ayudan a proyectar las audiencias de un video, la participación de mercado de una bebida o qué productos deben surtirse y dónde.

Nielsen es el estándar cuando se trata de medición y ciencia de datos. Nuestra rigurosa metodología nos permite medir lo que la gente ve, compra y escucha, al tiempo que reportamos con exactitud la diversidad de la población de los Estados Unidos. Es por ello que estamos comprometidos con defender que el censo esté basado en la ciencia. Si la información del censo de los Estados Unidos es errónea, los negocios no sabrán quiénes son sus consumidores, no podrán planear por ellos y no podrán comunicarse, lo que representará enormes pérdidas económicas.

Una de las razones por las que estoy orgulloso de liderar el equipo de Nielsen, es que nuestro trabajo se rige por los más altos estándares y principios de la ciencia de datos. Realizamos importantes inversiones para asegurarnos que todas y cada una de las personas son representadas en nuestras mediciones. Para mantener la integridad de los datos acerca de la población de nuestro país es esencial que no se excluya a nadie. Contar a todos hace toda la diferencia del mundo.

Para leer este artículo en inglés, por favor visite nuestro News Center.